El programador señorito, que no senior 😉

Era una mañana cualquiera en el coworking.

 

Recuerda que si te suscribes, podrás disfrutar de todo el contenido premium desde la web y la app, así como participar en la actividades.

Aún eran esos tiempos en lo que casi nadie trabajaba desde casa y nos apresurábamos a tomar un cafetillo después del daily en el bar de al lado.

Don Francisco era compañero de coworking de Paco. Los dos eran Android Developers, pero estaban en startups diferentes. Don Francisco era muy bueno a nivel técnico, o al menos eso decían. A todo esto… ¿qué carajo significa eso de «bueno a nivel técnico»? 🙂

Don Francisco era el típico que revisaba las Pull Requests de arriba a abajo y si detectaba lo más mínimo, aunque ello pusiera en riesgo la entrega, no concedía su approval para que eso pudiera ser mergeado a la rama principal.

Algo así como si fuera un sacrilegio. Como si fuera completamente inaceptable que en una startup que estaba temblando por conseguir financiación para sobrevivir un poquito más, no ser extremadamente purista, no fuera una opción.

Por el contario, Paco era un tío mucho más práctico. O pragmático, si quieres ser más cool. 😄 Había veces que incluso tenía el conocido «Síndrome del Impostor». Sobre todo cuando hablaba con su amigo Don Francisco. Pero él, siempre que se ponía a programar cualquier cosa, se preguntaba el porqué de lo que estaba haciendo. No se lanzaba a implementar una nueva feature sin asegurarse de que lo que iba a hacer tenía sentido para sus usuarios y para que su producto avanzara.

La situación de la startup en la que estaba Paco aparentemente era muy similar. Lidiaban con añadir nuevas funcionalidades a su recién sacado MVP y esperando a que su CEO levantara una pequeña ronda de financiación. Si es que en una «compañía» con 4 personas, se puede considerar que alguien regenta esa posición… 😅

Entonces vino el momento crucial:

— Don Francisco: Hola, Paco. Tengo algo que contarte.

— Paco: Hola, Don Francisco. ¿Qué te sucede?

— Don Francisco: Pues resulta que va a chapar mi startup. Dicen que no queda más pasta para pagar sueldos y que los últimos 6 meses hemos estado trabajando en unas funcionalidades que no hacían falta para el momento en el que estábamos. Ya le vale a «la gente de producto»…

No te preocupes por Don Francisco. Es una historia inventada. Pero espero que te haya hecho ponerte en la situación. 🙂

No es más senior el más «técnico», sino el que más valor aporta al usuario. Piensa siempre en el porqué antes de ponerte a hacer algo. Estar muy ocupado programando no tiene por qué ser síntoma de estar haciendo las acciones más adecuadas.

Trata de apuntar y darle a la diana y no de tirar muchos dardos al tuntún.

23.09.2022

Historias androides

Recibe inspiración por email.

Además, al apuntarte te llegará un link al AUDIO DE 54 MINUTOS con mi estrategia para convertirte en un Desarrollador Android Senior.

Acepto que trates mis datos con privacidad.

¿Quieres ser un Desarrollador Android Senior?

Recibe ideas para conseguirlo

Además, al suscribirte te llegará un link al AUDIO DE 54 MINUTOS con mi estrategia para convertirte en uno.

    No, gracias